«Soberanía cultural» en la constitución del Chile del mañana

La otra dimensión del existir

La cultura como el arte son principios atávicos constitutivos de nuestra especie, que construyeron identidades y la noción de humanidad, y deberían ser principios rectores de esta nueva constitución.

Un atavismo que estableció la existencia de un saber, que se nutre y se elabora desde la dimensión de nuestras emociones, pensares y sueños, edificando la memoria de un existir.

La cultura y el arte son el alma y el espíritu de la tribu, territorio o nación, y los elegidos como representantes de los ciudadanos, están designados para defenderla, difundirla, y trasmitirla, manteniendo la continuidad de un corpus fundamental para cimentar nuestros sentidos de vida como de pertenencia, al entramado de sus constructos, símbolos, y acciones, que conducen a los conceptos de equidad y del buen vivir.

Dada su relevancia tanto la cultura como el arte han sido abducidas, por ideologías y regímenes o sistemas económicos, para instaurarse dese ese gran pedestal.

De ahí que aspiramos que en esta nueva constitución se establezca que es un deber del estado en el ejercicio de lo público, resguardar y fortalecer su existencia, promoviendo los derechos que le corresponden, ya que provienen de la humanidad.

-La Soberanía cultural

Considero este concepto como piedra angular en la obtención de estos propósitos.

Entendiendo que es el ejercicio del estado como representante del pueblo, el establecer esta soberanía, que incluye todo el patrimonio de las subculturas, e identidades existentes en sus geografías, como las expresiones artísticas, del ayer y a desarrollarse,

-La cultura y el arte como anticuerpo a la globalización.

El arte y la cultura son un anticuerpo a las culturas de mercado de la globalización, que en su poder quebrantan y minimizan nuestras identidades y expresiones artísticas, considerando, lo inequitativa de esta relación del centro con sus periferias, el concepto de soberanía cultural, demandaría al estado ejercer políticas culturales en pro del resguardo de las identidades su arte y cultura.

La Creación Social

Los saberes del arte, son un eco de las identidades, visibilizan sentires colectivos ausentes en las otras áreas, pero a su vez nos entregan memoria, el ejercicio del pensar, la voz de nuestras emociones, y suman otras aristas en la construcción de nuestra formación social, que nos permite abordar los conflictos y placeres de la existencia. Como proyectarnos tanto en lo individual como en lo colectivo.

La creación artística no queda reducida en libros o composiciones de un autor, su existencia permite la apropiación social de este saber, que luego se manifiesta en todos los ámbitos sociales, permitiendo a su vez el ejercicio de la creación social.

De ahí, para que el arte pueda ejercer su saber, no pueden constituirse solamente como una acción de carácter privado que deba entrar en competencia con las leyes del mercado, lo que bloquea el acceso social, debilitando la creación social, y por ende el desarrollo y fortalecimiento de nuestras identidades.

Solo se pueden desarrollar una acción pública, sin un estado subsidiario, entendiendo que lo privado no está en su afán, la memoria, el patrimonio ni las dimensiones de lo inmaterial.

La privatización de la cultura como política actual, es tan grave para nuestro avenir, como la privatización de la salud y el agua.

EL arte nace del alma no del lucro, y cómo se construya el arte de hoy será determinante en la cultura del mañana.

Ramon Griffero Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargas Libres

En este sitio podrás descargar obras, ensayos y libros completamente gratis.